Respetar a nuestros mayores


Que años aquellos en los que se respetaba tremendamente a nuestros abuelos.
Parece un tiempo olvidado y nostálgico, en el que el vidrio se ha empañado de humedad hasta no dejarnos ver para el otro lado.

Nuestros mayores, han vivido los años que nosotros no. Ellos han acumulado un sin número de experiencias que nosotros NO. Nos han dejado lo mejor de ellos para que hoy seamos quien somos. Nos han brindado lo mejor de sus años para que hoy podamos desenvolvernos como lo hacemos. Han trabajado y luchado hasta el cansancio para que tengamos todo lo necesario.

¿No infunde el mayor de los respetos una persona que tiene todo esto en su haber?
Nos olvidamos a diario de lo importante que fueron y son en nuestras vidas.
Nos olvidamos que gracias a que ellos nos precedieron, hoy estamos aquí.
Nos olvidamos que estamos vivos gracias a que ellos nos dieron la vida y nos alimentaron.

Nos olvidamos de ir a pedirles consejo, a quien es mas sabio que nosotros.
Entendemos que la sabiduría es del que mas estudios tiene, cuando en realidad, nada hay mas lejos de eso.
La sabiduría es experiencia bien vivida y aprendida.

¿Por qué dejamos a nuestros mayores a la buena de Dios?
¿No sería más correcto acompañarlos en la vejez, como ellos nos acompañaron en nuestro desarrollo?
¿No seríamos mejores personas, viendo la ancianidad de cerca y llenarnos de su amor?

¿Qué nos pasa que dejamos a estas personas que nos merecen mas que nadie, tirados solos en sus casas vacías o en un hogar de ancianos?

¿Qué derecho tenemos de menospreciar a nuestros ancestros?

Ellos fueron nuestros pioneros. Llevan gravadas las enseñanzas de toda una vida.
Cuidar de ellos, acompañarlos, vivirlos hasta su final, creo que más que un deber, es una necesidad inmediata.

Mi padre falleció de cáncer hace 6 meses. Yo estuve con el prácticamente toda mi vida, inclusive, recién casada, viví su último año y medio con el. Disfrutarlos hasta lo último, hasta que duela, les aseguro, que a pesar de ser costoso (porque uno ve su agonía), es una bendición.

No puedo explicar con palabras, lo que significa poder cuidar de nuestros padres.
Una paz tan grande queda en nosotros cuando no están...
El día que se mueren, yo se los aseguro, es el peor día de nuestras vidas. Doloroso es una palabra muy pequeña para describirlo.

Por eso, no esperemos a que se vayan, ellos no esperaron para educarnos y alimentarnos. Ellos estuvieron ahí, justo a nuestro lado.
Lo que menos se merecen es morir en soledad. A ellos les encanta dar sus preciosos consejos y contar sus interminables historias.

La ancianidad, nos toca a casi todos.
Hagámosla tan digna como era en un principio. Los invito a quedarse con sus almas llenas y en paz.

Natalia Brun

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada